Rescate de una casa típica del eclecticismo camagüeyano

Por Yaxely González Carmenates  y Yaima Conejero Hidalgo (Dirección de Proyectos de la  Oficina del Historiador de la Ciudad de Camaguey)

trabajos-de-reparacion La restauración o conservación de un inmueble patrimonial está profundamente condicionada por la voluntad de las diferentes partes que influyen o determinan este proceso. Conciliar la opinión de proyectistas, constructores, inversionistas y directivos constituye una de las mayores dificultades en este campo. El rescate del edificio situado en la calle Cisneros No.169 no ha escapado a dicho conflicto, pero la ganancia de conocimiento y sensibilidad en este ámbito ha permitido logros para beneficio del patrimonio construido.

Desde mediados del siglo XVII aparece en esta ubicación una amplia casona. En las postrimerías del XIX, la propiedad es heredada por una importante escritora camagüeyana, Aurelia Castillo de González, ya en los inicios del siglo XX pasa a manos del rico comerciante Ramón Rovirosa Guerrero, el cual encarga al maestro de obra catalán Miguel Perullas la construcción del inmueble actual.

En la década del 70 de la nueva centuria, la residencia de la familia Rovirosa cambia su uso por el de oficinas de la Empresa Cubana del Petróleo (Cupet). En este período comienza un proceso de agresión al edificio que provocó deterioros y transformaciones al poner en peligro la integridad del mismo, hasta el momento en que la propiedad pasa a manos de la Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey y se comienza a elaborar el proyecto de recuperación, siguiendo una línea conservadora y en algunos casos restauradora.

Esta construcción se destaca entre los inmuebles que conforman nuestro Centro Histórico debido a los valores arquitectónicos y artísticos que presenta. Posee una distribución espacial que responde al tipo de casa de patio, con una planta en O, a su alrededor se articulan los diferentes locales.

Originalmente tuvo dos accesos: uno principal por la calle Cisneros por donde accedían los propietarios del edifico, y uno secundario, por la calle Cristo para la entrada del personal de servicio y de los vehículos. En la actualidad este acceso secundario no forma parte de la propiedad.

La arquitectura de la edificación responde al estilo ecléctico de marcada influencia catalana. Su fachada está compuesta por cuatro arcos de medio punto y cinco pilastras corridas que forman cuerpos profusamente decorados. En la parte inferior del muro se aprecia un discreto zócalo y a continuación un almohadillado que se interrumpe con una moldura en el arranque de los arcos para dar paso a un complejo esgrafiado con elementos florales de filiación modernista.

La puerta principal presenta un elaborado trabajo de ebanistería con múltiples elementos decorativos. La carpintería de las ventanas es de persianería francesa con lucetas de cristal de opalina y, amparando las mismas, aparecen rejas con una exquisita decoración de motivos vegetales de influencia art nouveau que proporcionan gran elegancia a la composición.

pintura-mural-de-joaquin-miranda-sagol-tecnica-de-seco-al-oleoRematando la fachada aflora una balaustrada con copones sobre los pilares. Ya en el interior, se observa en la sala un amplio arco rebajado sostenido por columnas jónicas, piso de mármol, carpintería de vidriera y muros cubiertos hasta el techo con pinturas murales de corte renacentista. El techo es de bóveda catalana y queda oculto por un falso techo de yeso con plafones decorativos, restituido en el proceso de rehabilitación.

Los baños del edificio son dignos de resaltar debido a la existencia en ellos de pinturas murales que se extienden a todo lo amplio de los muros componentes del espacio, realizadas con la técnica de seco al óleo, también de corte renacentista, bajo la autoría de Joaquín Miranda Sagol.

patio-central-rodeado-por-galeria-de-arcadasEl patio central se haya circundado por una galería de arcos de medio punto que combinaban la persianería francesa y vitrales, elementos desaparecidos en las sucesivas transformaciones. La carpintería del resto de la construcción es de tableros moldurados y también en el interior las ventanas se protegen con rejas de una rica decoración con motivos florales.

Mención especial requiere el comedor original del edificio, área donde se desplegó toda la filosofía estética del eclecticismo. Se aprecia allí una multiplicidad de elementos decorativos como el zócalo cerámico de carácter ornamental y procedencia inglesa, que recubre la parte inferior del muro; en la porción superior se observan pinturas murales que forman recuadros, cada uno refleja una escena diferente; un paisaje campestre, una marina; además una elegante alacena con minucioso trabajo de ebanistería y cristales esmerilados que proporciona gran prestancia al lugar; el falso techo imita un casetonado con la yesería de su profusa decoración y los pisos de losas hidráulicas exhiben complejo diseño.

Finalmente, la cocina muestra un extenso revestimiento cerámico de azulejos blancos en sus muros con una sinuosa campana de extracción y un escayolado en el techo que da la apariencia de estar recubierto en mármol.

Como elementos curiosos, aparecen, un horno empleado antiguamente en la elaboración de panes y dulces, revestido en cerámica vidriada con frontones triangular por un lado y ondulante por el otro, y la pintoresca chimenea gaudiana de genuinas líneas modernistas.

En el proceso de recuperación de los valores arquitectónicos del inmueble, el diagnóstico general arrojó importantes datos acerca del grado de deterioro que tenía la construcción. Vale mencionar que el 70 % de los techos presentaban humedad, moho, presencia de sales y pérdida de las losas de barro.

herreria-de-las-ventanasLa estructura de techo tenía oxidación de los perfiles metálicos y profundos deterioros en las superficies de terminación. El 50 % de la carpintería se encontraba en mal estado y se habían producido sensibles pérdidas en los elementos de valor artístico y decorativo tales como pinturas murales, yesería, herrería y zócalos cerámicos. En algunos casos las pérdidas fueron irrecuperables.

A partir de estas características la propuesta de intervención estuvo basada en la recuperación de la tipología espacial del edificio. Una de las primeras acciones fue eliminar los elementos añadidos que desvalorizaban la armonía del conjunto, así como restituir los diversos componentes arquitectónicos y decorativos con características similares a los originales.

Para lograr esa estrategia se estableció el empleo de técnicas y materiales tradicionales de construcción. Entre las técnicas constructivas tradicionales se encuentran los muros mampuestos, muro tapial y muros de ladrillo con morteros a base de tercio. Estos materiales fueron empleados en la totalidad de las intervenciones para obtener un comportamiento armónico con el resto de los materiales existentes.

Es importante destacar que se respetó la tipología estructural del inmueble en el cual la combinación de muros, vigas y columnas trabajan como un sistema mixto. En los locales donde el techo se encontraba deteriorado se realizaron labores de reforzamiento o amadrinamiento, según exigiera el caso. Se consolidaron los muros de ladrillo, lo cual permitió restablecer la cohesión entre las distintas capas del soporte estructural utilizando la técnica tradicional de cosido de grietas.

Todos los revestimientos interiores se resarcieron con la aplicación de la técnica rescatada de masilla a base de cal y yeso de fraguado lento, sin utilizar el cemento.

Para este proceso se recicló el tercio que resultó de la eliminación de los revocos dañados. Además se restauraron las escayolas de las columnas de la sala con materiales similares a los utilizados en su construcción, como la cera, y también con técnicas artesanales se procedió para la restitución de los diversos elementos decorativos de yeso.

Es imprescindible mencionar a los indudables artífices de este proceso, al grupo de obreros de la Empresa de Restauración y Conservación que bajo el mando del desaparecido Orfilio Zamora asimilaron la sensibilidad pretendida para realizar este tipo de labor y materializaron las ideas propuestas.

Destacada también ha sido la tarea de la Brigada de Técnicas Variadas de dicha empresa, la cual ha tenido a su cargo el rescate de la mayor parte del patrimonio artístico del edificio. En la actualidad la obra se halla en fase de terminación, quedan por concluir los trabajos de carpintería, electricidad y colocación de algunos elementos decorativos. La restauración de las pinturas murales del inmueble se prolongará más allá de la apertura del centro, debido a la amplitud de las mismas y al minucioso trabajo que conlleva el rescate de ellas.

La propuesta de uso con vista a la recuperación del inmueble, se basó en la compatibilidad que debería existir entre el edificio y su nueva función, por lo que se planteó ubicar en el mismo un centro para el estudio y promoción de los rasgos distintivos de los diversos grupos culturales que incidieron en la conformación de la identidad de nuestro territorio.

Desde el punto de vista funcional en las dos primeras crujías quedarán ubicadas las salas de exposiciones donde se mostrarán manifestaciones de los cuatro grupos culturales que tuvieron mayor incidencia en nuestra formación identitaria: españoles, asiáticos, africanos y caribeños.

planta-del-inmueble-propuesta-de-nueva-funcionLa sala, saleta y comedor se ambientarán teniendo en cuenta los patrones decorativos imperantes en la época de construcción de la casa. Se podrán apreciar muebles de estilo perilla, república y renacimiento español respectivamente. En el resto de los locales se desarrollarán funciones de apoyo a la nueva institución cultural que contará con valiosos exponentes representativos de las diferentes culturas.