De La Matilde a la Sierra de Cubitas

Lic.José María Camero Álvarez(Colaborador)

En muchas ocasiones amigos y compañeros de labor, me preguntaron sobre el momento de la guerra, en que la familia Simoní se trasladó desde La Matilde hacia la Sierra de Cubitas, y sin tener respuestas le orientaba: Lean a Aurelia Castillo, ella tiene la respuesta. Años después encontré una pista importante en los propios documentos de Ignacio Agramonte.

Conocemos que la familia de José Ramón Simoni se trasladó desde la quinta que poseía, en la calle Santa Ana a orillas del río Tínima, hacia la finca La Matilde el 1ro de diciembre de 1868. En este lugar convivieron, con cierta seguridad y algunos sustos, durante el año 1869. Aquí estuvieron José Ramón, su esposa Manuela Argilagos y sus hijas Matilde y Amalia; en mayo 26 de 1869 nace el primer hijo de Agramonte nombrado Ernesto[1].

Durante el año 1869 las fuerzas cubanas eran dueñas del territorio camagüeyano; pero a partir de 1870, el mando español emprendió una gran ofensiva sobre las fuerzas del Ejército Libertador. Varías columnas fuertes y más de 60 oficiales españoles arribaron al Camagüey[2].

La ofensiva española comenzó el mismo 1 de enero de 1870. Una columna de las tres armas y 3000 hombres, marchaba por el camino real de la Isla rumbo a Guáimaro, fue sorprendida en Minas de Juan Rodríguez, por fuerzas dirigidas por los generales Tomas Jordán e Ignacio Agramonte, que  bien, le hicieron 300 bajas y fue la primera derrota  del general Eusebio  Puello en su mando de la Jurisdicción de Puerto Príncipe.

La ubicación de la hacienda de Simoní, se halla a 14 km. al suroeste de Sibanicú y a 8 km. al sur del camino Real de la Isla, y el callejón de la Matilde accedía a este último, a 7 km. del poblado mencionado. En resumen la ubicación de la familia no era segura en dicho lugar.

Cómo y cuándo,  marchó la familia Simoni hacia la Sierra de Cubitas.

Ignacio Agramonte y Ramón Simoni, previeron con tiempo la organización de la partida de la familia Simoni desde La Matilde.

Habría que garantizar los medios para el traslado, la seguridad de la familia durante la marcha, y por supuesto, definir el lugar adecuado para convivir, sin mucho riesgo;  entonces, Agramonte, redacta  un grupo de órdenes en función de este objetivo:

19 de marzo. El Encargado del depósito de Vueltas se servira entregar 6 mulos útiles a la orden del  director de Hacienda, y dará cuenta a este Ctrel. Gral. de la existencia restante.

19 de marzo. Tte. Cnel. Lópe Recio. “Sírvase U. cubrir el camino de Tínima y procure escarmentar a los movilizados en una de sus frecuentas salidas por ese lado”. (Se trata del camino Real de Morón)

19 de marzo. Comte. Federico Castellanos. “Esta U. autorizado relevar la avanzada de Los Locos[3] con un destacamento escogido al mando del capitán Parrado que se situará en punto conveniente más cercano a la población. Haga U reunir todos los hombres que componen el destacamento de Los Locos y tome U. los necesarios para la vigilancia

20 de marzo. Pedro Manuel Hurtado: “Sírvase U. tener en  depósito de ese potrero a la disposición exclusiva de este Ctel. Gral. los mulos que se le entregarán. Entre ellos van 3 colonas que estarán también a disposición del C. José Ramón Simoní”

20 de marzo. Gabriel González: “Sírvase U. acercarse lo más que puede a la ciudad a fin de estar en aptitud de batir el enemigo cada vez haga salidas”

En la fecha del 20 de marzo de 1870,
Agramonte aseguró los mulos y caballos necesarios para el traslado  de los equipajes y las personas que van a marchar. Al parecer él pensó también una escolta militar para proteger la pequeña caravana hacia la Sierra de Cubitas´

Además ha dado órdenes para evitar la salida de fuerzas españolas,  desde la ciudad hacía Sibanicú, y para la zona del río Caonao, o sea, hacía el oeste. El paso por el sur está garantizado con fuerzas del cor. Bernabé Varona quien  tiene varias emboscadas a una columna al mando del comandante español Moliner, que marchaba hacia Santa Cruz y  está tratando de regresar a la ciudad de Puerto Príncipe

La partida de la familia Simoní, estará apoyada por una serie de acciones militares que se han organizado al unísono. El 27 de marzo, comienza la ofensiva al este y noreste de la ciudad y de la línea férrea fortificada

Entre el 27 de marzo y el 1ro. de abril de 1870, se han realizado, a saber, 9 acciones combativas. “Cinco días de operaciones con infantería y caballería, durante los cuales ambas pelearon con entusiasmo y notable valor, con hambre , marchando siete y ocho leguas en un solo día y todo sin oir la menor queja, y trayendo los veinticinto Remington del Cercado, me tiene muy contento con mis tropas.”(carta a Amalia)[4]

En la misma carta, fechada el 2 de abril, le dice … “tan lejos de ti, tan acostumbrado a verte con frecuencia, cuento las horas transcurridas sin contemplar mi cielo encantador y con afán pienso en el momento de volver a ver. Me parece ahora desierta toda esta parte del Distrito…”
“Adiós, ángel mío, hasta que pueda ir a verte, que pienso no será muy tarde”

El último párrafo nos infiere a pensar que Amalia no se halla en “esta parte del Distrito”, o igual, no está en La Matilde. Si estuviera en la hacienda de Simoní no sería necesario escribir “hasta que pueda ir a verte”, porque Agramonte escribió esta carta a solo 8 km. de La Matilde, a menos de una hora y media a caballo.

De hecho, en esta fecha, la familia Simoni, estaba descansando  y acostumbrándose en la nueva morada de la finca Los Güiros, al sur de la Sierra de Cubitas; “El Idilio” como la llamó Aurelia del Castillo.
Los Güiros, se distancia de La Matilde a unos 78 km.  en línea recta.

Entonces, luego del recorrido de estos hechos, podemos concluir que: “la marcha de la familia Simoní hacia la Sierra de Cubitas, se efectuó entre el 27 de marzo y el 1ro de abril de 1870”. Recorrido (aun no esclarecido)  que estuvo libre de enemigos en el trayecto, y apoyado por las acciones combativas, que obligaron salir a las tropas españolas de la ciudad principeña, hacía el noreste del territorio camagüeyano.

[1] Cuadernos de historia principeña N. 14 pág.67-79

  1. 2. Gaceta de la Habana. Años 1869-1870

[3] (Los Locos, fue un ingenio azucarero y después una bodega que se hallaba cercano a Vidot (Videaux,  en el camino real de la Isla, que hoy se conoce como camino de Jagüey

[4] Carta escrita a Amalia en San Ramón de Pacheco, el 2 de abril de 1870

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *