Desafío número 12

La ciudad celebra su 504 aniversario y con la festividad llegó un nuevo Simposio Internacional “Desafíos en el Manejo y Gestión de Ciudades”, que lleno de  colores y cubanía se inauguró esta mañana, colmando la Plaza de los Trabajadores de los proyectos culturales más hermosos.

Las niñas de la casa de la cultura Amalia Simoni, danzaron con el vals de las mariposas, mientras entregaron a los asistentes a la Décimo Segunda  cita con el patrimonio, un mensaje de amor por la cultura de los pueblos y sus tradiciones.

El proyecto de manualidades Carsueños trajo a la plaza una muestra de sus bellas muñecas de trapos, mientras  los sanqueros de la agrupación Teatro de Luz recrearon aguadores, vendedores de maní y otros personajes de cualquier poblado cubano.

Así la cultura camagüeyana dio la bienvenida a los delegados que del evento para dialogar sobre las diversas temáticas, que hablan a favor de la conservación de los centros históricos y sus valores.

Arrancada

Luego de la bienvenida al Camagüey, ofrecida por José Rodríguez Barreras, presidente de la comisión organizadora del Simposio, tuvo lugar la conferencia Magistral “Cultura y Ciudad” por el Dr. Luis Álvarez Álvarez Premio Nacional de literatura 2017. El profesor planteó a la ciudad como un texto lleno de signos y códigos, importantes de interpretar para lograr  un mejor dialogo con la historia de cada lugar y así lograr una mejor salvaguarda.

Luego se realizó un panel con artistas de la plástica de alta valía en el territorio: Joel Jover encargado de recrear las leyendas camagüeyanas sobre el barro, en un parque de igual nombre, Nazario Salazar, renombrado ceramista y amante de lo bello en su terruño y el más joven  y defensor de los motivos religiosos en sus obras, Miguel Bizoso. Todos dieron su visión sobre los valores artísticos  de la arquitectura y tradiciones camagüeyanas, invitando a defenderlos y atemperarlos a los tiempos actuales.

Con gran polémica cerró la mañana, que excedió el programa y horario, al abrirse el diálogo con periodistas de los diferentes medios, los cuales  contaron sus acercamientos a los temas del patrimonio y a la historia de sitios valiosos en La Ciudad, mientras el auditórium opinó del papel de la prensa en  la comunicación del patrimonio, para sensibilizar a los moradores con su cuidado.

Sin dudas, un gran desafío para quienes con la palabra buscamos tocar el corazón de nuestros coterráneos e interpretar  el llamado que nos hace cada edificio del Camagüey, ante la indulgencia.

La tarde llevó en el tren urbano a los participantes en el simposio,  a un recorrido por las principales arterias y plazas de la ciudad, que sedujo a las santiagueras, al manifestar sus deseos de beber de esa agua legendaria, que hechizada en el  tinajón, hace regresar al terruño a quien la toma.