De Ejército, radio y música cubana

luiscasasromero11Luis Casas Romero no era más que el nombre de una escuela, sin más conecto con la música cubana que identificar dicha institución docente y el tarareo – algunas veces – de la letra de “El Mambí”, símbolo de la canción patriótica tradicional en Cuba.

Fuera de los círculos académicos, poco se conoce de Luis Casas Romero en su natal Camagüey, sin ser capaces de tender puentes entre su vida y su obra, más allá de la fundación de la Radio en Cuba, de la cual fue iniciador.

Cierto es que Casas Romero fue pionero de la radiodifusión cubana al instalar su planta de radioaficionado 2LC y realizar las primeras trasmisiones el 22 de agosto de 1922.sfrancisco4-amarilis

Al pasar varios años, Casas Romero decide fundar – como propietario y director – la emisora COC, primera planta cubana de onda corta de alcance internacional y donde mantuvo el criterio de que sus familiares más cercanos, con cultura demostrada, laboraran junto a él en la programación de dicha emisora.

A Luis Casas Romero corresponden otros méritos de gran trascendencia, al participar en la creación de la primera cadena nacional telefónica en Cuba y en la construcción en 1948, en la emisora COCO (antes COC), de la inicial unidad móvil de radio que se empleó en Cuba.

Pero el músico, nacido el 24 de mayo de 1882 en Camagüey, detenta además entre sus méritos los esfuerzos a favor del desarrollo de la música cubana, con la creación de un nuevo género, que se inscribió dentro del cancionero típico nacional “la criolla”, siendo “Carmela” la primera que escribió y, dentro de esa variante genérica, “El Mambí”, la más conocida.

Desde muy temprano brotaron ambas raíces. Las melódicas nacieron de su flauta a los nueve años de edad; las patrióticas, aferradas al pecho, germinaron a los 15 cuando se incorporó a las filas del Ejército Libertador bajo el mando del general López Recio.

Patriota y músico, al regresar de la guerra retomó su empeño de ampliar la cultura en su natal Camagüey y creó la banda infantil, comenzó a dar retretas en los parques locales y ofrecer recitales muy elogiados por la crítica y el público.

A La Habana llegó Casas Romero y su flauta engrandeció el célebre teatro Alhambra; estuvo al frente de las orquestas de los teatros Martí, Payret y Molino Rojo; impartió clases de flauta, solfeo, teoría de la música y composición en el prestigioso Conservatorio Hubert de Blanck, la más importante de las instituciones de este tipo en el país en aquel tiempo; llegando a ser director además de la Banda del Estado Mayor del Ejército.

Poco se conoce también de su madera de innovador. De sus manos no solo surgió la primera planta de radiodifusión en la Isla; sino que una de sus mayores creaciones fue la primera fábrica electromecánica de rollos de pianola, fundada por él en 1918, junto a músicos de la talla de Ernesto Lecuona, Moisés Simons, Nilo Menéndez, Jaime Prats y Vicente Lanz.

En su extenso haber se encuentra la composición de más de 100 criollas, 23 zarzuelas y 500 partituras, por sus méritos relevantes, y amor a su ciudad natal, el 14 de febrero de 1938, Luis Casas Romero fue declarado Hijo Predilecto de Camagüey.

Aunque cubanos y cubanas de hoy lo reconocemos por su creación de la Radio en la Isla y su criolla “El Mambí”, a decir del investigador camagüeyano Roberto Méndez Martínez, “fue una de las figuras más audaces y emprendedoras de su tiempo, que espera por el pronto estudio y difusión popular de lo mejor de su labor creativa”.

Guardar

Guardar