En Jaronú, avanzan las labores recuperativas

A cuarenta días del paso del huracán Irma por Camagüey, la Oficina del Historiador de la ciudad (OHCC) continúa laborando en el poblado Jaronú, del municipio Esmeralda, cuyo batey y Central fueron declarados Monumento Nacional por lo excepcional de sus valores.

El conjunto arquitectónico patrimonial está conformado por 18 manzanas perfectas: una completa es el parque, ocho están integradas por viviendas individuales espaciosas, y las restantes nueve por tiras de casas. El huracán Irma afectó al 88% de un total de 155 residencias existentes, además de la infraestructura de los servicios locales.

En estos momentos allí trabaja la Empresa de Restauración y Conservación, a la cual se sumaron ocho estudiantes de la Escuela de Oficios “Francisco Sánchez Betancourt”; ambas pertenecientes a la OHCC, entidad que además contrató a tres trabajadores por cuenta propia con brigadas constructivas. Se suman la Empresa Constructora de Obras de la Ingeniería ECOI 8 y 15; y la Empresa Provincial de Aseguramiento a la Educación EPASE.

Las fuerzas laborales de la OHCC asumen la restauración del 40% de las 137 viviendas dañadas, además de instalaciones estatales como Policlínico, Funeraria, Consultorio Médico, Hotel de flora y fauna, Panadería, Dulcería y la cuartería Sandino.

La prioridad ha sido para el sector residencial. Por esta razón, 32 familias cuyas viviendas sufrieron afectaciones leves, recibieron recursos para reparar sus inmuebles con esfuerzo propio.

La recuperación del 30 % de la madera existente en vigas y tablas, y de la mayor cantidad posible de tejas francesas – fabricadas en Estados Unidos en la primera década del pasado siglo – permitió el avance de las obras constructivas respetando en mayor medida la arquitectura original del inmueble. Se utiliza además madera de producción nacional y madera semidura importada.

Hasta ayer, diez casas individuales se encontraban en su última fase constructiva que incluye labores en sus fachadas; en el resto se trabajaba en sus cubiertas y el apuntalamiento. Una vez terminadas estas reparaciones, la OHCC comenzará la construcción de tres viviendas derrumbadas totalmente y otras tres de manera parcial.

Se prevé que para comienzos de diciembre hayan culminado las labores de restauración en Jaronú, puerta del polo turístico de la cayería norte, que proyecta la construcción de 21 mil habitaciones, lo que convierte a este poblado histórico en una zona de desarrollo a corto, mediano y largo plazo.