La gran casa rodante

Como una gran casa que crece en su devenir itinerante, la nuestra es también otro regalo que celebrar. Nació como otras instituciones que cada 20 de octubre, Día de la Cultura Nacional, ven la luz en homenaje a la fecha.Centro de Interpretación de la Ciudad

Hace diez años, este proyecto puso sus cimientos en lo que pensó ser su calle definitiva. Pero no imaginó que la primera mudanza, con apariencias de para siempre, solo fue la luz inicial antes de otra permuta que convertiría a esta gran casa en una propuesta sin precedentes en el país.

Como idea, la maqueta del centro histórico de Camagüey tuvo orígenes en el año 2002, entonces, su gran artífice, la Oficina del Historiador de la ciudad, contrató al Departamento de Maqueta de la Empresa de Proyectos de Camagüey EPIA- 11 y al frente de este equipo estuvo el Lic. Carlos Recio, especialista principal de la institución.

Un trabajo difícil y continuo caracterizó al proceso. El tiempo para realizar un cuadrante – 6, 10 o más meses – variaba de acuerdo a los requerimientos y la complejidad del segmento. El equipo de expertos involucrados en este plan, arquitectos, proyectistas, maquetistas, fotógrafos, carpinteros e informáticos, no solo construyeron la maqueta, sino que realizaron un levantamiento previo con investigaciones, fotografías y otros estudios.

Así, ya en el 2004, la maqueta radicó en la Plaza de la Revolución Mayor General Ignacio Agramonte; había nacido, pero tres años después se colocaron los últimos ladrillos de esta casa rodante, al nombrarla entonces como proyecto “Maqueta del Centro Histórico de Camagüey”. Llegó con 6 cuadrantes, un 20 de octubre de 2007, al inmueble ubicado en la calle Independencia esquina General Gómez.

La fecha que hoy celebramos, fue solo, como ya dije, la primera mudanza, porque otros tantos años después, el proyecto se convirtió en Centro de Interpretación “Camagüey, ciudad patrimonio”, radicado en los bajos del edificio Collado, frente al parque Ignacio Agramonte, un sitio más amplio, dotado con personal capacitado, equipamiento tecnológico, espacios especializados y la maqueta ya con sus 15 secciones, cuyas dos últimas habían sido inauguradas como parte de la Semana de la cultura del 2013.

Un panorama de la Ciudad de los Tinajones, la arquitectura camagüeyana, la trama urbana que nos distingue de otras ciudades patrimoniales, y su desarrollo paulatino, son apreciables para quienes agucen sus ojos tras espejuelos de escala 1:500. Cedro, cartulina, poliespuma y pinturas especiales fueron los materiales que pusieron a rodar a esta gran casa.

En ella, la Plaza Joaquín de Agüero, el Río Tínima, la Carretera Central, el reparto La Caridad y la calle Rosario, son los límites, y fue catalogada según colores. Los sectores rojos incluye el área del centro histórico de Camagüey, las casas con tonalidad oscura fueron construidas antes de 1900; mientras que las blancas forman parte de la urbe, pero no de su centro histórico.

Como faroles que alumbran los grandes patios de esta casa nuestra, fueron iluminadas las cinco iglesias que delimitan las 54 hectáreas declaradas por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en la categoría de Paisaje Urbano Histórico en el año 2008.

La maqueta es hoy el principal atractivo de una instalación con pretensiones más amplias, un Centro de Interpretación, herramienta altamente eficaz en sitios históricos, pues seduce, estimula e invita a la reflexión.

Eterna y hospitalaria, la villa Santa María del Puerto del Príncipe espera a su visitante para adentrarlo desde la infinita pequeñez de viviendas, edificios y calles, en el grandioso mundo de esta gran casa que desde hace una década no ha dejado de rodar en el corazón camagüeyano.