Locomotoras regresan a casa

Luego de varios años fuera de casa, 3 locomotoras de vapor, pertenecientes a los centrales Noel Fernández y Carlos Manuel de Céspedes, de la localidad de Senado y Lugareño respectivamente fueron acogidas de regreso.

El proyecto del Museo Ferroviario que desarrolla la Oficina del Historiador de la ciudad las previó dentro de la idea. Se crearon cuatro emplazamientos en los que ellas permanecerán como vigías insomnes; y además completarán parte de la rica historia ferroviaria de Camagüey y de Cuba.

Las  locomotoras de fabricación norteamericana poseen entre sus atractivos cuatro dígitos que no son  específicamente una numeración seriada, sino todo lo contrario; un significado que las hace interesantes. El número 1 con que comienza significa que son de vapor el 4, 5 y ocho: los caballos de fuerza que poseen y los últimos dos números la identidad con que está inscrito el equipo.

La locomotora Wilcam del año 1916 es la más longeva, le siguen las Valwin Locomotiv de 1919 y 1920, que sin dudas serán el orgullo de los lugareños que aman su ciudad.

En estos momentos se encuentran en los talleres camagüeyanos recibiendo los últimos retoques para exponerse al público como merecen.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *