Nuestra ciudad siente

dsc_0115Camino, respiro, avanzo… No puedo darle la espalda a los llamados de alerta que me llegan. ¿Será que me tomo más tiempo para observar a mi alrededor? ¿Qué pasa con los que transitan la calle Ignacio Agramonte y no se detienen para mirar más allá de sus pies o narices…?

Algo está sucediendo y no es normal los penitentes (elementos que delimitan el espacio para proteger al peatón) que se encuentran en este lugar, cada cierto tiempo sufren el embate de conductores negligentes que arremeten contra ellos sin importarle como dejan, con su acción, el entorno de la ciudad.

dsc_0116Desde el 13 de julio del 2016 como parte de la rehabilitación que recibió la calle Ignacio Agramonte, conocida por los camagüeyanos por paseo temático de los cines, se colocaron 2016-01-26-08-01-01los penitentes para evitar las indisciplinas cometidas por los autos subidos encima de la acera partiendo las tapas de los registros e incluso obstaculizando el paso a los peatones por el lugar donde deben transitar.

 

Pero parece que aún la conciencia ciudadana no asienta bases sólidas, el sentir en carne propia los atropellos que sufre cada uno de los elementos del patrimonio o simplemente darse cuenta de lo mal hecho; son temas en los cuales se debe fomentar el amor más que el compromiso.

Debemos mirar la ciudad como a nuestra casa, sufrir por ella como lo hacemos por cada grano de arena o cemento que acopiamos para edificar nuestras viviendas. Un penitente doblado o fuera de su sitio equivale a una nueva inversión para la Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey, que se desvela por el cuidado y la preservación del patrimonio que portamos tanto tangible e intangible.

imag0708Ante estas reflexiones algunas preguntas se imponen ¿será necesario doblar sin percatarse que existen elementos urbanísticos en nuestro entorno y pueden sufrir si no se maneja con responsabilidad? ¿Es tan difícil respetar  las normas urbanísticas, así como en el cuidado de todo lo invertido para la rehabilitación de importantes lugares de la urbe?

Las respuestas están a flor de piel en cada gesto de amor que le profesemos a esa amiga paciente que soporta callada y continúa dando lo mejor de sí a todas las generaciones, a esa amiga de la que siempre estaremos orgullosos de tener y que se llama: ciudad.