Porque el maestro es luz…