Un acercamiento arqueológico

Lic. María del Carmen Alemán Vázquez

El estudio de piezas encontradas en  si.ios arqueológicos precisa de una atención extrema, algunas posen características muy distintivas que las diferencian del resto de las muestreadas, lo que exige a los especialistas en el tema detenerse para develar  enigmas que van surgiendo con en el transcurso de la faena, por ejemplo: el  material  del que están hechas­, el posible modo de elaboración y el fin para el que  fue elaborado.

Este constituye un objetivo de gran interés para la arqueología, pues resulta novedoso saber  que nos encontramos frente a elementos superestructurales, que formaron parte de la cultura espiritual de individuos que hicieron vida cotidiana en dichos sitios, lo que hoy constituyen tema de estudio para especialistas interesados en indagar sobre el contenido.

Del material zooarqueológico que formó parte del subproducto de la alimentación como: huesos de vaca, vertebras de pescados, caparazón de quelonios y conchas de moluscos, se elaboraron una gran variedad de objetos, por ejemplo pendientes, colgantes, cuentas de collar, cepillos de dientes, peines y cepillos de cabellos, botones, fichas de juego, mangos de cubiertos y de cuchillos, raspadores, puntas de lanzas y picos de manos, pues desde el surgimiento del ser humano este ha necesitado para enfrentarse al mundo valerse de medios e instrumentos que  faciliten su estancia en la misma le hagan más placentero su paso por la vida.

En sitios donde se practican intervenciones arqueológicas es habitual  encontrar este tipo de piezas, las que nos ocupan provienen de contextos y épocas diferentes, pero con mucha similitud, por lo que pretendimos destacar dos de ellos: Pueblo Viejo de Nuevitas y El convento de San Juan de Dios.

Pueblo Viejo de Nuevitas, lugar conocido como el primer asentamiento fue intervenido en el mes de marzo del año 2012. El material arqueológico exhumado en dicha excavación sugiere una ocupación temprana y sostenida del espacio desde la primera mitad del siglo xvi hasta igual período del xix. Otra hipótesis que se maneja es la supervivencia de marcados elementos culturales indígenas hasta el siglo xviii e inicios del xix.

Con un análisis minucioso del material arqueológico exhumado a partir de las 12 calas exploratorias y la excavación en área abierta de cuatro secciones de dimensiones variables, se escogió un grupo de piezas para el desarrollo del presente trabajo[1], son ellas: cuentas de collar, raspadores, picos de manos, colgantes y botones de huesos, las que es de suponer  fueron confeccionadas con fines utilitarios fundamentalmente.

El Convento de San Juan de Dios para su intervención se dividió por etapas, la primera comenzó en el mes de noviembre del 2012 y se ubicó en la esquina de las calles Matías Varona -hoy San Rafael y González Hurtado ,San Juan de Dios-, lugar donde, según investigación histórica del inmueble se ubicó en el S XIX un basurero. Dentro del material clasificado se encontraron mayólicas correspondientes a los siglos XVI al XVIII.

Una vez identificado el material exhumado, fueron clasificados diferentes artefactos elaborados a partir de huesos[2].Se encontraron 63 en la sección 1 y 6 en la dos, representando fundamentalmente botones, usos, un fragmento de cepillo de dientes,  un mango de cubierto y una cuenta de collar en vertebra de pescado. En el caso de los botones son los mas representativos, ya que como dato curioso estos aparecen con 1,2,4 y 5 orificios.

Todo este análisis es el fruto del trabajo en  equipo realizado por especialistas y técnicos del gabinete de arqueología de la Oficina del Historiador de la ciudad  de Camagüey, ya que mucho de estos artefactos fueron descubiertos en la propia etapa de excavación y otros durante el trabajo de laboratorio en los procesos de identificación y clasificación del material.                    

Es conocido por todos que desde el surgimiento del hombre el hueso ha sido un material utilizado para confeccionar distintos objetos bien determinados, en el caso de la confección de artefactos a partir de los mismos muestra un uso adicional, ya que es de suponer que pudieron ser utilizados anteriormente como alimento.

Con el propio desarrollo de la humanidad estos artefactos han ido evolucionando, y se ha demostrado, con el descubrimiento por parte de los especialistas en el tema, algunas piezas que tienen un uso bien definido,  brindando la posibilidad de descubrir parte de la cultura o patrones culturales de una época determinada. Cada uno de ellos nos  puede ofrecer la más variada información acerca de la actividad humana para la que haya sido empleado, desde el indispensable para subsistir  hasta el elaborado simplemente con fines lujosos y decorativos.

Anexos

Tabla 1.

Artefactos Elaborado de: Cantidad
Cuentas de collar Peces óseos 76
Raspadores bivalvos Moluscos bivalvos 162
Picos de manos Cobo 2
Colgantes Moluscos (Oliva reticularis) 2
Botones de huesos Vaca (Bos taurus) 6

 

 

Tabla 2.

Artefactos Elaborado de: Cantidad
Botones Bos taurus(vaca) 31
Usos Bos taurus(vaca) 29
Cepillo de dientes Bos taurus(vaca) 1
Mango de cubierto Bos taurus(vaca) 1
Cuenta de collar pescado 1

 

Bibliografía:

  • Hernández, Iriel, Revista digital Cuba arqueológica, 2010, año 3, nº1, enero- junio, Articulo reporte de objetos superestructurales cubanos confeccionados a partir de huesos de aves. Pag: 30-35.
  • Hermes, Bernard. Artículo: Propuesta de clasificación de artefactos cerámicos en contexto arqueológico. 5-9.
  • Sisson, S. 1959. Anatomía de los animales domésticos, Ediciones Salvat, Madrid, xi + 1023 pp.
  • Santander, Boris, Patricio López. Revista de Antropología, N 26, 2012, Artículo: Análisis de microhuellas de uso mediante el microscopio Electrónico de Barrido (MEB) artefactos óseos de un Sitio Arcaico Tardío del Valle de Mauro (Región de Coquimbo, Chile): Aportes para una reconstrucción Contextual: 129-150.
  • Silveira, Mario j, Cambio y Continuidad Cultural en Arqueología Histórica, 2008, Articulo: Instrumentos y piezas óseos en arqueología histórica. Facultad de humanidades y Artes. Universidad Nacional de Rosario. pp 573-584.

[1] ver tabla 1

[2] ver tabla 2

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *