Una campaña para ser, hacer y sentir por la ciudad

La campaña de bien público Ciudad que vivo, ciudad que soy  poco a poco ha ganado espacio entre sus mayores protagonistas: los ciudadanos; pero aún queda mucho por hacer en pos de que el terruño lleno de tradiciones e historia en que habitamos se convierta en el sentir y hacer de todos los que somos parte de él.

Por estos días junto al advenimiento del verano muchas lonas, logos en diferentes modalidades e informaciones acerca de la campaña se multiplican impregnándose en el hacer diario. Muchos conocen su significado, otros repiten su slogan, aunque la mano y el tinajón todavía tienen mucho que decir.

Según la especialista de la Oficina del Historiador al frente de la campaña, Mailet Padilla Paneca; la mano es uno de los símbolos de identidad más fuerte que tiene un individuo, porque están las huellas dactilares; y a través de ella se ha intentado personalizar la ciudad, con el objetivo de dejar una impronta positiva en lo individual, pues al final lo individual hace lo colectivo. Además la mano representa la laboriosidad y en su forma abierta indica entrega, aprobación; y en este acaso estar de acuerdo en hacer por la ciudad.

Mientras que el tinajón es el símbolo que identifica a la ciudad y es parte de sus elementos tradicionales. Unido a todo esto los colores utilizados son cálidos; brindan energía, dinamismo, deseos de hacer. La variedad utilizada se puso en función de la diversidad  de individuos que componen la ciudad, pues pensamos de formas diferentes pero nos podemos poner de acuerdo para lograr acciones útiles que beneficien la convivencia.

De esta forma permanecerá este identificador con su slogan entre nosotros, desde hoy mucho más arraigado; pues a través de símbolos visuales tenemos resumido todo un contenido dentro de las formas que nos harán vivir en nuestra ciudad y ser, hacer y sentir por ella.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *