Un viaje para enamorase de la cultura y el patrimonio

3 Durante las mañanas y tardes del período estival esperó puntual con sus tricolores tonos para brindarle a la población el más inolvidable recorrido sobre ruedas.

Desde el Parque Agramonte de esta ciudad que porta con orgullo un Centro Histórico Patrimonio Cultural de la Humanidad, el trencito urbano fue protagonista del amor que lugareños y foráneos le profesaron a Camagüey.

El interés por conocer la historia y las tradiciones, unido a una atractiva propuesta convirtió a esta ruta, que brindó la Oficina del Historiador, en la preferida por todo tipo de público; al punto que un reclamo se mantuvo latente en los últimos días de los recorridos: el de mantenerlo algunos fines de semana para que la familia cuente con la opción de combinar esparcimiento y cultura, no solo en los meses de verano.

2Sin dudas resulta una experiencia inolvidable para grandes y chicos comenzar el viaje desde el Parque Agramonte al Centro de Interpretación, luego abordar el trencito que cuenta con un sistema de amplificación en sus dos vagones, donde todos los pasajeros escuchan las descripciones del especialista que acompaña el viaje por calles, edificaciones y museos.

IMG_20170829_094645Uno de los lugares que más atrae a los niños es el Museo Provincial donde se realiza la primera parada, para visitar la Sala de Historia Natural, donde junto a los animales que allí se exhiben se llevan muchos recuerdos fotográficos a casa.

También se visita el Museo Quinta Simoni y se recorre gran parte del área del proyecto “La  ciudad mira sus ríos”, una de las obras que desarrolla la Oficina del Historiador en la ciudad.

En los últimos recorridos los trabajadores, de esta institución encargada de velar por el patrimonio tanto tangible como intangible, pudieron disfrutar de esta propuesta junto a la familia, que culminó con una actividad cultural en el Centro de Gestión, perteneciente a la Oficina, donde la risa y la magia se encontraron para darse las manos.

índiceUna página de alegría y esparcimiento se cierra junto al interés por cuidar lo que nos hace únicos y cuenta nuestra historia: la cultura y el patrimonio, dos conceptos que seguirán viajando a bordo del trencito urbano por mucho tiempo.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *