Y si de reflexión se trata….

MSc. Mabel Aladro Ruíz (Colaboradora)

No cabe dudas que la educación como siempre hemos oído, de generación en generación…, comienza en la casa…, continúa en la escuela…, y así sucesivamente eslogan y hasta frases manidas que en ocasiones nos parecen obvias e incluso aburridas de tanto oírlas, pero lo cierto es, que, desde mi punto de vista estamos perdiendo muchas de estas cualidades que hasta hace algún tiempo nos acompañaban.

Desde niña cuando me sacaban a la calle a pasear o simplemente a salir, cuando pasábamos por entre dos personas que estuvieran conversando, cualquiera de mis familiares adultos que me acompañaban decían: “permiso´´, y acto seguido las personas un tanto que se apartaban y respondían: “bien pueda´´, o “usted es dueño´´, u otra frase que señalaba que se había escuchado la petición y que se reconocía la decencia del permiso.

También pasaba que en las aceras, casi nunca usted veía que las personas se estacionaban a “conversar´ ´por tiempo indefinido y mucho menos  como “postes´´ de la luz impidieran el paso de cuanto transeúnte viniera pasando; ¡qué va! , eso por nada pasaba.

Pero, como los tiempos “cambian Venancio´´, hoy ha cambiado eso, ¿Por qué?, buena pregunta, que aún no he sido capaz de responderme. Si somos más “instruidos´´, y de eso no hay dudas, pues este país cuenta con un sistema de educación que ya quisieran muchos países del mundo poseer, con sus respectivos profesores y maestros de todas las enseñanzas que curso a curso se esfuerzan porque cada día los estudiantes se apropien de un bagaje cultural mucho más amplio y abarcador que los haga ser más cultos y estar preparados para enfrentar con mayores posibilidades todo tipo de situación que la vida les presente.

Entonces ¿Cómo es posible que estas “prácticas´´ ocurran?, y lo más importante que pasemos por donde se producen y no sintamos desagrado o al menos inquietud de que alguien las realice?, ¿será que la indolencia se ha apoderado de algunos de nosotros que no vemos esto? No, me niego a creer en eso, prefiero pensar que como la vida está llevándose tan de prisa, entonces  en oportunidades no reparamos en estos“ pequeños detalles que hacen grande un amor´´.

Estoy de acuerdo, la escuela, como “institución más importante de la comunidad´´, juega un importante papel, yo diría que decisivo, pero ¿y la familia?, al decir de los clásicos del marxismo, “la célula básica de la sociedad´´, ¿dónde la dejamos? , ¿qué rol juega?

Los insto a revisar nuestro papel, nuestro accionar diario para con las nuevas generaciones, tanto si las tenemos en nuestros hogares , si solo son vecinos, amigos o simplemente conocidos, a que contribuyamos a mantener aquellas costumbres y buenos  hábitos que al parecer con el paso de los años nos parecen “antiguos´´, o simplemente, hasta creo que nos da pena retomarlos, pues nos podrían catalogar de “cheos´´, o “finos´´; como dice el profesor en Psicología Calviño cada semana: “VALE LA PENA´´ .